Causas del Desarreglo Intervertebral Menor del Atlas

Distocia

Dificultades o anormalidades que se presentan durante el proceso del parto. Hay varios tipos de distocia, pueden ser producto de una posición anormal del feto , desproporción cefálico-pélvica, prolongación de segundo estadio del alumbramiento, etc.

Traumatismos obstétricos por uso de ventosa o fórceps

Los partos instrumentales se usan para extraer al feto en casos particulares donde hay riesgo en el parto o el bebé es muy grande. Esto puede implicar lesiones en tejidos blandos, daños a nervios y fractura en el cráneo, entre otros.

Mala manipulación de cabeza y cuello en el neonato

Un recién nacido no cuenta con la fuerza muscular suficiente en su cuello y espalda para poder sostener el peso de su cabeza. La mala sujeción de la cabeza del neonato puede producir una hiperextensión de la cabeza que puede entrañar problemas para los cóndilos occipitales y el atlas.

Trauma a nivel maxilar u occipital

Durante la práctica de algunos deportes como el rugby, la sacudida de la cabeza puede durar unos cuantos milisegundos con una fuerza de 50G. A pesar de que los umbrales de los jugadores varían de persona a persona (hay jugadores que no han sufrido contusiones cerebrales con fuerzas de 90G), cualquier Desarreglo Intervertebral Menor del área cervical se puede agravar y traer consecuencias neurológicas bastante importantes a mediano y largo plazo.

Impactos en la cabeza

Especialmente aquellos que se den a temprana edad o que tengan un moderado momentum de fuerza. Éstos afectan a la musculatura suboccipital porque las lesiones suelen transmitirse recíprocamente entre las membranas de los anclajes de atlas y axis y del occipital-axis.

Síndrome de desaceleración o latigazo cervical

Tras sufrir un esguince cervical, la masa grasa de los músculos cervicales suele degenerar y esto aumenta las probabilidades de padecer cervicalgia crónica. De haber una cervicopatía previa, ésta suele agravarse después del latigazo cervical. Sus alcances pueden ir desde cefalea, náusea, vértigo e inestabilidad hasta transtornos del ánimos, parestesias en brazos y fuertes dolores de nuca y espalda.

Tansmisión fascial de impactos lumbosacros

Gracias al ajuste elástico, responsable de la redirección de las ondas de las lesiones. Gracias a la duramadre espinal, las tensiones elásticas ascendentes que provienen de la pelvis viajan hacia el occipucio-atlas, así como también, las tensiones elásticas descendentes que proceden del cráneo suelen viajar a la pelvis.

Histéresis

Las fascias cuentan con una amplia capacidad de deformación elástica que les permite recuperar su forma una vez desparecida la carga que les deformaba. Sin embargo, si la carga es grande y el tiempo de exposición prolongado, las fascias sufren una deformación plástica que no les permite recobrar su longitud y forma originales. Esto se conoce como histéresis.