Terapias recomendadas por AtlasPROfilax®

Terapias que recomendamos después de aplicar el Método AtlasPROfilax®

El desvío cráneo-caudal del Atlas provoca una deformación plástica (histéresis) de ligamentos, fascias y músculos relacionados con el complejo atlanto-occipital y axial. La recolocación del Atlas no solamente suprime el Síndrome de Compresión Condílea inherente a la desviación cráneo-caudal, sino que mejora el caudal del foramen magnum y desinterfiere el sistema bascular (arterias vertebrales y espinales) y nervioso además del flujo neural y el pulso del LCR.

Gracias al método AtlasPROfilax® la histéresis músculo-fascial y tendinosa a nivel de columna cervical alta (fascia pretraqueal y prevertebral, triángulo de Tillaux, ligamentum nucae, membrana atlantooccipital, entre otros) queda suprimida y los tejidos recobran en la gran mayoría de los casos una plasticidad y función normalizadas.

Sin embargo, una exposición prolongada (por años, desde el nacimiento) de la charnela occipital a un desvío cráneo-caudal del Atlas, causará una traslación metabólico-mecánica longitudinal a todo tipo de tejido exponiéndolo a estrés y sufrimiento a distancia.

Si tenemos en cuenta que las fascias abarcan tejidos como músculos y ligamentos, además de tendones, tejido conjuntivo, meninges, membranas exocraneales e indocraneales, entenderemos que la corrección del desvío cráneo-caudal del Atlas tiene un muy positivo efecto sobre otras zonas del cuerpo. Aún así zonas distales pueden tener dificultades metabólico-mecánicas para recobrar su estado metabólico y mecánico natural.

Además, las fascias suelen ser acumuladoras de toxinas, motivo por el cual, en algunos casos hay personas que suelen tener la reacción de Herxheimer después de la corrección del Atlas. Esto es debido a que una reestructuración miofascial desinterferente en los tejidos circundantes a la charnela occipital puede inducir a cambios metabólicos de índole homeostásico (también occurre lo mismo con la homeopatía o la osteopatía). Ello no debe confundirse ni ser tomado como un efecto colateral negativo de la técnica, sino más bien como el incio de un proceso autocurativo natural con vicariaciones regresivas que deben ser manejadas con otras terapias.

Corregir el Desarreglo Intervertebral del Atlas es básico, trabajar la impronta que por traslación han sufrido otros tejidos a nivel biomecánico y metabólico es también fundamental.

Ahí es donde entran terapias que AtlasPROfilax® recomienda en el apoyo seguimiento a la mayoría de personas que se hayan realizado la corrección del Atlas con el Método AtlasPROfilax®. Las terapias que recomendamos son:

  • Osteopatía  
  • Terapia cráneosacral
  • Fisioterapia y rehabilitación
  • Quiromasaje
  • Homotoxicología (tratamiento antihomotóxico)
  • Terapia neural

Dichas terapias son de gran ayuda una vez corregido el Atlas tanto en el manejo de posibles vicariaciones regresivas (crisis curativas) de los pacientes como en el restablecimiento progresivo de un estado de salud óptimo o más normalizado.

Tener buenos hábitos de vida y una nutrición adecuada así como la toma de productos naturales para la eliminación de toxinas del cuerpo es muy recomendable.