¿Cuantas sesiones?

El método AtlasPROfilax® consta solamente de dos sesiones: 

  • Primera sesión: recolocación del Atlas
  • Segunda sesión: control y terapia de apoyo

Para saber cómo se desenvuelve una sesión lea el apartado ¿Cómo se desarrolla la terapia?

¿Por qué sólo una vez en la vida?

La mala posición del Atlas se puede producir a nivel prenatal o durante el parto en un momento en que el Atlas y los huesos, son más cartilaginosos que en la edad adulta, además el sistema muscular y ligamentoso se está formando y consolidando, pero lo hace con el Atlas en una posición incorrecta o desalineación menor.

A pesar de que la articulación del Atlas está perfectamente diseñada para encajar establemente, una desalineación menor a tan temprana edad produce que el engranaje articular, óseo, mecánico y muscular deje el Atlas en una posición inestable con un grado variable de desalineación.

La posición del Atlas tiene un anclaje específico con la base del cráneo. Un poderoso sistema articular, muscular y ligamentoso retienen el Atlas en su posición. Cuando recolocamoes el Atlas con el método AtlasPROfilax® la estructura inestable de los tejidos blandos que circundan la articulazión del atlas corrigen su tono y se estabilizan. La articulación recupera pues su estabilidad y engranaje naturales no solamente a nivel óseo y mecánico sin a nivel muscular y ligamentoso haciendo que sea casi imposible que el Atlas se vuelva a descolocar.

Podemos comparar el engranaje de la articulación del Atlas a un candado. Si el candado nunca ha estado bien cerrado desde su fabricación no cerrará bien. Al cerrar mecánicamente el candado, el cerrojo encaja y evita que se salga de nuevo.

Sólo accidentes muy graves y traumáticos posteriores a la técnica podrían eventualmente desencajar nuevamente el Atlas. Esos casos se dan muy rara vez, lo normal es que el Atlas permanezca en su lugar bien encastrado a pesar incluso de pequeños o fuertes golpes, esfuerzos o tensiones normales del día a día que puedan producirse con posterioridad a la terapia.

Por este motivo, por lo general, sólo son necesarias dos sesiones en la vida: la terapia de recolocación y un control posterior a las pocas semanas.