Disfunciones del STP y del Sistema Estomatognático

Múltiples dolencias, agudas y/o crónicas, suelen afectar a este complejo entramado. Los dolores cervicales en la zona posterior son los más comunes.

La causa puede encontrarse en las diversas capas del tejido: huesos, discos, músculos, fascias o la piel. La alteración de los músculos debido a un DIM del Atlas que afecte sostenidamente al STP y altere los mecanismos de arrastre descendente de fascias y o cadenas musculares suele derivar en síndromes álgicos.

El DIM del Atlas derivará pues en una concatenación reactiva que se manifestará somáticamente en:

  1. Exceso de tensión o presión en las inserciones musculares.
  2. Inflamaciones musculares resultantes de cambios metabólicos (depleción de la  bomba de calcio, alteraciones en el comportamiento de actina y miosina) sin causa externas aparentes.
  3. Isquemias por contracción sostenida de la musculatura del cuello (miositis)
  4. Problemas facetarios parecidos a los que suceden por artritis reumatodidea en las facetas de las vértebras y que conllevan degeneración del tejido y formación de osteofitos.
  5. Modificaciones de la curvatura fisiológica de la región cervical como resultante de una contracción defensiva de los músculos profundos de la nuca.


En todos estos casos es muy recomendable la realización de sesiones de osteopatía y kinesiología que auydan lentamente a una corrección del imbalance muscular del sistema por la manipulación del tejido blando. Sin embargo, de existir una alteración mecánica profuda a nivel de la articulación atlanto-occipital, es menester primeramente la resolución de dicho profundo bloqueo.

Perturbadores del STP

Denslow y Korr establecieron que el uso experimental de tacones puede producir cambios posturales que a su vez originarán tensión muscular para-espinal, provocada por la activación de segmentos que recibían impulsos aferentes. En dicho trabajo, el término “facilitación segmentaria” se considera, representa una lesión osteopática.

La facilitación segmentaria puede deberse a hipomovilidad articular, mala postura y tensión muscular (estrés y estiramiento) de origen somático o emotivo. La pérdida de la longitud normal de un músculo en reposo, junto con un estrés y un estiramiento sostenidos, generan la liberación y retención de productos de desecho, la vasoconstricción, la isquemia localizada de fibras nerviosas y musculares adyacentes; el aporte normal nutricional y de oxígeno al músculo se ve afectado y el patrón en su conjunto lleva a un bombardeo nociceptivo continuo de los segmentos medulares.

Por consiguiente, las alteraciones posturales pueden constituir la principal fuente de facilitación segmentaria. La postura anormal del cuarto superior puede estar causada por el efecto acumulado de una discrepancia en la longitud de una pierna o por la pérdida de la lordosis lumbar normal. Todas estas anormalidades en las regiones distales al cuarto superior finalmente contribuirán a una disfunción proximal que provocará la facilitación segmentaria.

Se ha demostrado que los músculos masticadores tienen cambios electromiográficos por oclusión debidos a discrepancias de longitud de la pierna. La pérdida de la lordosis lumbar, que por lo común se debe a estar sentado o trabajar con la frente inclinada hacia delante, provoca un encorvamiento cefálico frontal. El centro de gravedad del cráneo se encuentra en la bisección del aparato vestibular del oído interno. La hiperextensión provoca la defensa refleja de los músculos anteriores, como p.e. el largo del cuello, los esternocleidomastoideos y los escalenos, lo que da lugar a una inclinación hacia delante de la cabeza. La hiperflexión concomitante produce la defensa refleja de los extensores suboccipitales cortos, del trapecio superior y del angular del omóplato.

La posición hacia delante de la cabeza convierte en lordosis la cifosis suboccipital, con lo que  el occipucio, el atlas y el axis se aproximan, originándose entonces una compresión suboccipital que puede afectar al complejo trigémino-cervical y a la arteria vertebral. Cuando también hay rotación craneal posterior, se acentúa la fuerza compresiva. El occipucio se aproxima a la cintura escapular y se acortan los músculos trapecio superior y angular del omóplato. El trapecio medio, el inferior y los romboides se distienden, lo que origina el desplazamiento hacia adelante, la rotación interna de la articulación glenohumeral y la compresión de las articulaciones esternoclavicular y acromioclavicular, con acortamiento concomitante de los músculos pectorales. El músculo temporal puede contraer los elevadores mandibulares y ocasionar elevación y retrusión mandibular.

Alteraciones de la postura

Las alteraciones de la postura y del sistema estomatognático suelen tener una causa primaria a la que se añaden otras causas secundarias. Las causas principales suelen tener un componente mecánico o un componente neurofisiológico -o bien una combinación de ambos.

Estudios radiológicos y clínicos apuntan que el Desarreglo Intervertebral Menor del Atlas podría ser una causa subyacente que hasta la fecha no se ha tenido en cuenta.

El resultado de dicha disfunción redundará en una alteración de las cadenas musculares y en una importante histéresis fascial. La mejor manera de tratar el problema de la disfunción del Sistema Tónico Postural -p.ej. el Síndrome Posterior Cruzado- no es tanto incidir en las cadenas musculares sino tratar la causa primaria que altera los receptores periféricos.

Pero no sólo el uso de tacones cambia la postura. Una férula dental también cambia la postura y puede producir "facilitación segmentaria". Estos dos ejemmplos, entre otros, demuestran que el cuerpo tiene mecanismos tensegríticos muy potentes en todo su complejo tejido conectivo.


La facilitación segmentaria puede tener varios orígenes: mecánicos, metabólicos, emotivos o somáticos. En todos los casos el músculo ve afectada su longitud y viscoelasticadad normales aumentando el nivel de toxinas y desechos metabólólicos del citoesqueleto y afectando regional o distalmente otras regiones del cuerpo. Dicha alteración sostenida en el tiempo conlleva una alteracion de las señales nociceptivas y propioceptivas que viajan hacia el tálamo.


Algunos estudios han probado que los músculos masticadores pueden ver afectadas las señales electromiográficas en oclusion debida a la basculación pélvica, la retracción de la musculatura isquiosural y la existencia de una pierna corta funcional.

La anteriorización de la cabeza propicia la lordosis cervical a nivel suboccipital "juntando" C0-C1 y C2 y produciendo una compresión suboccipital que comprometerá las vertebrales y el complejo trigémino-cervical. Si existiese una rotación craneal posterior, la compresión aumenta y el occipucio se acercará a la cintura escapular acortándoe así el trapecio superior y angular del omóplato. Por otro lado, el trapecio medio, el inferior y los romboides se deforman produciendo una rotación interna de la articulación glenohumeral y comprimiendo las articulaciones esternoclavicular y acromioclavicular y, por ende, acortando los músculos pectorales. A su turno, el músculo temporal tenderá a acortar los elevadores mandibulares causando elevación y retrusión mandibular.

Alteraciones del Sistema Estomatognático

Dicho Sistema está formado por estructuras esqueléticas y músculo-esqueléticas, musculares, nerviosas, glandulares, linfáticas, angiológicas y bucodentales situadas en los alrededores de la charnela occipito-atloidea, atlo-axoidea, temporo-mandibular, dento-dentales en oclusión y dento-alveolares. Todas ellas se encuentran en interdependencia con los sistemas digestivo, respiratorio, fonológico además de los sentidos del gusto, el tacto, el equilibrio y la orientación espacial.

Las disfunciones mecánicas de la posición mandibular generan bruxismo (por la necesidad de liberarse de la disfunción) aumentando la actividad muscuar, generando un aumento de fibroblastos e hipoxia.