Sistema Tónico Postural

La postura corporal está interrelacionada con el grado de actividad relativo entre la musculatura anterior y la posterior. También depende del índice de adaptación fisiológica. Dicha interrelación es imprescindible para para acomodar factores estresantes físicos y emotivos de la vida cotidiana.

El sistema Tónico Postural regula el tono muscular en base a receptores internos y externos además del Sistema Nervioso Central que actúa como un regulador tónico principal.

Dependiendo de la procedencia de las informaciones sensoriales, los receptores se clasifican como sigue:

La propiocepción del raquis, la motricidad ocular y el apoyo plantar se interrelacionan con el oído interno configurando un complejo sistema integrativo que mantiene (o distorsiona, si está en disfunción) el correcto tono muscular que redunda en el mantenimiento de la postura y la dinámica del cuerpo.

A nivel de aferencias sensoriales los receptores se clasifican en:

El equilibrio tónico entre las cadenas musculares anteriores y posteriores es clave para entender el funcionamiento correcto o patológicamente adaptativo del STP. Hay una gran cantidad de elementos muy diversos involucrados en el equilibrio del STP que pueden relacionarse con compensación o descompensación del tono de las cadenas musculares anteriores y posteriores.

La relación entre la musculatura anterior y posterior se manifiesta en:

En el Sistema Tónico Postural (STP) se encuentran interrelacionados los siguientes elementos: aponeurosis o fascias, ligamentos, tendones, nervios, circulación y drenaje linfático.

Además de los ligamentos, membranas y de las articulaciones funcionales entre C1 y cráneo, así como del resto de la columna vertebral, abundantes músculos brindan uniones de tejidos blandos entre cráneo y columna suboccipital, cráneo-cintura humeral y cuello-cintura humeral.

La musculatura suboccipìtal posterior está relacionada con la rotación de la cabeza y del cuello y con la inclinación ipsilateral y la extensión. Los músculos del Triángulo de Tillaux tienen como antagonistas a los músculos anteriores y el largo del cuello, los ECM y los escalenos ayudando principalmente en la flexión de la cabeza y en la traslación anterior de la cabeza y cervicales.(1).

Disfunciones o distorsiones en la postura pueden originar fácilmente hipertonicidad muscular, histéresis fascial (deformación plástica de las fascias) y alterar la relación anatómicamente correcta del complejo cráneo-cervical, de la orofaringe o del sistema estomatognático dando como resultado una nociepción y propiocepcion alteradas además de disfunción cráneo-mandibular.

Elementos externos al sistema estomatognático pueden causar transtornos auditivos y visuales, vértigo, cefaleas, náuseas, nistagmo, transtornos de la deglución y disfunciones de la ATM.

Investigaciones recientes en el campo de las neurociencias apuntan que la regulación del sistema postural dista mucho de estar exclusivamente regulado por el oído interno. Los pies, el ojo y sobretodo propioceptores en ciertos músculos juegan un papel tan o más importante que el oído interno.

Las disfunciones en los captadores propioceptivos principales conducen a una disrregulación del Sistema Tónico Postural desembocando en alteraciones importantes no sólo de la postura sino del aparato locomotor.

Existen además otros captadores posturales como son el aparato masticador y la presencia de cicatrices. El cuerpo tiende por compensación y adaptación a generar mecanismos adaptativos que van a integrar como "normal" la disfunción del Sistema Tónico Postural creando mecanismos adaptativos que suelen conducir a patologías muy diversas con el paso del tiempo. El cuerpo, pues, es capaz de seguir funcionando dentro del "desequilibrio" aunque tarde o temprano, pagará las consecuencias (déficit de atención, respiración bucal, vértigo, cefaleas, dolor muscular, entre muchos otros).

Vías propioceptivas de origen cervical

La región suboccipital (C0-C1-C2) se caracteriza a nivel propioceptivo por poseer una cantidad superior de mecanorreceptores a la de otras regiones del cuerpo.  

La postura cráneo-facial normal envía impulsos aferentes no nociceptivos al SNC. Pero cuando la postural normal de la cabeza se ve alterada por contracturas o por acortamientos en los músculos o por la acumulación de toxinas e histéresis en las fascias en la región suboccipital, los impulsos aferentes se tornan en nociceptivos y propioceptivamente disfuncionales.

La interacción dentro del sistema vestibular entre información visual y vestibular con informaciones propioceptivas ayuda a la estabilización de la visión durante el movimiento de la cabeza. El músculo ECM juega un papel esencial en la orientación espacial de la cabeza

Además, ciertos nervios como el vago, el facial o el glosofaríngeo, discurren por el tracto espinal del trigémino para hacer sinapsis con las asas dorsales de C1-C4., inervando de esta manera toda la musculatura facial y masticadora, y contribuyendo también a la inervación la de la ATM.  Ciertas ramas ventrales del axis están conectadas con el nervio hipolgoso y el vago, llegando hasta porciones medulares de C2 a C4 y de C5 a C6. Las eferencias hipoglosas inervan la musculatura hioidea y lingual, el glosofaríngeo, el paladar blando y la base de la lengua.

De esta manera, todo el complejo trigéminocervical puede comprender los nervios C1-C4 y los craneales V, VII, IX, X, XI Y XII. La amplia inervación sensitiva y motora representa la más importante fuente de control eferente en toda la región craneal y suboccipital.

La anteriorización de la cabeza modifica la información neural y cambia la biomecánica de la columna cervical en general. La Disfunción Temporo-Mandibular suele ser el resultado de la disfunción mécanica sostenida del eje cefálico alterando todos los mecanismos de defensa y corrección del propio cuerpo.