...Testimonios en Vídeo 5

Cristina Klug cuenta cómo su vida cambió con AtlasPROfilax®  después de padecer por más de 25 años todo tipo de dolores derivados de fibromialgia. Cristina narra en el video mejorías en la ATM, la mordida, el estado de ánimo, la memoria y la concentración, así como la desaparición de los terribles dolores de cuello, cefaleas y dolores de espalda que la habían convertido en una persona con una pésima calidad de vida. A los 30 días de la corrección del Atlas Cristina nos ofrece su testimonio que resulta realmente conmovedor.

Paciente con un bruxismo severo que usaba placa miorelajante. Aún así, el bruxismo era tan fuerte que hasta despertaba a su mujer en las noches por el chasquido de los dientes. Además, el dolor de espalda, de cabeza y cuello eran algo permanente y muy molesto. En el vídeo, el paciente narra cómo después de la corrección del Atlas sus problemas han mejorado muchisimo o incluso desaparecido por completo.

Caso de Fibromialgia. Nina Beatriz Ramírez, docente universitaria, relata cómo fueron sus 6 años padeciendo fibromialgia. Dolor de cuello, brazos, hombros, codos, manos, espalda, cintura, piernas y pies. Todo le dolía. Nina halló cierto consuelo en algunas terapias alternativas pero los dolores le regresaban. Por su trabajo como profesora en la Universidad, el hecho de tener que permanecer de pie por las clases era una auténtica tortura para ella. Su hermana, quien se había realizado la terapia AtlasPROfilax®, le recomendó someterse a dicho tratamiento suizo. Un mes y medio después, Nina cuenta que ha mejorado un 90% y que siente que "es lo mejor que le ha pasado en la vida".

 Valeria Hernández se hizo la terapia junto con toda su familia.Ella acudió a hacerse el tratamiento por una protrusión discal con recomendación de cirugía. Valeria no podía correr, hacer ejercicios e incluso el caminar era un problema por el dolor lumbar. El dolor desaparición con rapidez y Valeria testimonia que se siente 100% bien. También sus migrañas que le impedían dormir bien han mejorado en su práctica totalidad. Sólo tuvo un episodio posterior migrañosos después de la terapia. Su esposo mejoró un problema mandibular, cervical y dolor fuerte de hombros y brazos.  El marido de Valeria también se siente mejorado, en su caso en un 80%. Los dos hijos de Valeria han sentido cambios en el aparato locomotor y en el déficit de atención

Giancarla Marchetto vino de Italia a ver a su hija en Colombia. Giancarla relata en su testimonio que llevaba 40 años con dolores de cabeza y  tenía que tomar 10 o 12 pastillas diarias. Escuchando la charla de la Dra. Victoria Gutiérrez decidió realizarse el tratamiento. La mejoría en sólo 20 días después de la terapia ha sido de un 80%.   La falta de equilibrio y el vértigo ortostático al girar la cabeza y al caminar le ha desaparecido por completo. El dolor de espalda que se presentaba en las mañanas a la altura de la cadera ha mejorado tanto que ya puede desenvolverse normalmente en un 100% en sus quehaceres diarios. Incluso un problema mandibular que arrastraba ya no le duele al comer al igual que una epicondalgia aguda muy molesta. Por ende, Giancarla reporta un interesante y positivo cambio en su estado de ánimo.

<iframe width="320" height="240" src="http://www.youtube.com/embed/zJhBIMmBbQM" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Ema Constanza Monroy es trabajadora social dedicada a niños especiales. Ema presentaba dolor de espalda, de cintura, en hombros, también adormecimiento en manos y sofoco. Ema relata una gran mejora pues las molestias en hombros y cintura han desaparecido y las manos ya se le duermen menos. Los dolores eran diarios, especialmente en las mañanas, y eran muy fuertes. Le costaba moverse en la cama o darse la vuelta. Eso también ha desaparecido.

Rocío acudió a AtlasPROfilax® por recomendación del conocido médico de Boyacá, el Dr. Gonzalo Guarín. Desde hacía 10 años Rocío presentaba a pesar de su juventud, fuertísimos dolores de cuello, hombros, piernas y brazos. El dolor de cabeza y brazos ha mejorado un 80%. La postura también  se ha erguido.  Los dolores eran tan fuertes también de noche que le impedían dormir bien. Antes de la terapia, Rocío apenas podía levantar los brazos por el dolor y  erguir la espalda le resultaba muy doloroso. Las fuertes molestias en el cuello desaparecieron un 100% .  Rocío siente que ha mejorado, de momento, un 80% en su totalidad.

La hermana de Lucía se realizó la terapia y, debido a la impresionante mejoría, le recomendó que también se la practicara. El dolor de espalda, de cintura eran diarios y muy fuertes. Un problema de mandíbula afectaba a la paciente. Sentía la oclusión incompleta, la mordida torcida, y  no podía abrir bien la boca además de sufrir fuertes crepitaciones mandibulares por lo que debía llevar una placa miorelajante. Lucía presentaba también vértigos y mareos.  Inmediatamente después de la terapia, sintió que podía abrir mucho mejor la boca, sin crepitación ni dolor. La desviación del maxilar le cambió al momento y se le enderezó. Ahora,  puede abrir bien la boca y comer con normalidad, sin dolor ni ruido. El dolor de la espalda desapareció al igual que en la cintura y en los hombros.